Traduce/Translate

 

¿Quien Es Raúl Arias?

Mi foto

Egresado en psicología de la Universidad Fidélitas, actor egresado de la Universidad de Costa Rica, músico y productor musical y radiofónico. Desde muy niño tengo gran relación con el mundo de lo paranormal y con el fenómeno OVNI. Ahora, siendo adulto, dedico parte de mi tiempo al estudio de estos polémicos temas. Tiendo a ser escéptico, para poder creer en aquello en lo que realmente valga la pena creer. Invito a todos y todas a que NO crean todo lo que se les dice, sino que hagan su propio criterio y usen el don de la objetividad. Si desean compartir sus experiencias, materiales audio visuales, o sus comentarios, pueden hacerlo al correo raul.loboguerrero@gmail.com, o bien dejarme el comentario en la Caja de Comentarios que verán la derecha, debajo del Índice.

lunes, 18 de agosto de 2008

Dark Skies y El Concepto de Asimilación


Dark Skies

En 1996 sale a la luz una serie de televisión llamada "Dark Skies" o bien "Cielos Oscuros" como se le puso en Latinoamérica ó "Cielo Negro" como se le llamó en España. Los creadores de dicha serie fueron Brent Friedman y Bryce Zabel, y en síntesis es un muy buen intento por hilar la historia de la ufología del siglo XX en una trama llena de intriga, conspiraciones y por supuesto... extraterrestres. Esta serie narra lo vivido a mediados de los años 60 por John Loengard (interpretado por Erick Close) y su novia Kimberly Sayers (Megan Ward), que tras salir de una comunidad rural llegan a Washington para iniciar una vida como pareja y como personas cercanas a la política, pues John obtuvo un buen cargo como asistente de un Senador y Kim será asistente de la carismática Jackie Kennedy. Una de las primeras misiones que se le otorgan a John es estudiar la solvencia económica de un disparatado proyecto llamado "Libro Azul" así como saber si se justificaba su existencia en el presupuesto nacional. Este proyecto (que realmente existió) se encargaba de estudiar los casos de avistamientos de OVNIS y tratar de indagar la naturaleza de los mismos. John en su tarea llega a la casa de una pareja que en sí, ya era poco común para la época, un hombre de raza negra llamado Barnye Hill y su esposa (una mujer blanca) llamada Betty Hill, quienes afirmaron que el 19 de septiembre de 1961, volvían a su casa de Porstmouth en carro, de unas vacaciones en Canadá. Hacia las diez de la noche, Betty vio cómo una misteriosa luz los perseguía. Pararon en la cuneta y, tras observar el objeto con unos binoculares, el miedo se apoderó de Barney: temía que los tripulantes de la nave (a quienes afirmó ver por lo que parecían ventanas) les fueran a hacer daño. Para escapar, viajaron por carreteras secundarias hasta su casa, donde llegaron dos horas más tarde de lo previsto.
Pasado el susto inicial, Betty se volcó en la lectura de libros sobre OVNIs y escribió una carta al ufólogo Donald Keyhoe, un militar retirado. En ella, le contó que habían visto aquella noche una luz, similar a una estrella, que luego se convirtió en algo que parecía un pastel, rodeado de ventanas en la parte delantera, a través de las cuales se veían luces azulblancas". No decía nada de un secuestro. Fue cuando Barney acudió al psiquiatra por prescripción médica -se sentía culpable por haber abandonado a su primera esposa y a su hijo por Betty-, cuando la abducción salió a la luz. En 1964 y bajo hipnosis, los dos narraron al psiquiatra Benjamin Simon que habían sido capturados por los tripulantes de un platillo volantes y sometidos a reconocimiento médico.
En la serie, los Hill comentan, que un grupo de hombres aparentemente agentes del Gobierno de los Estados Unidos, los amedrentaron para que no comentaran nada sobre el incidente.
Después de que John escucha a los Hill, los insta a que declaren en el senado acerca de lo que los agentes les dijeron y de lo que vivieron, pues sin duda "Libro Azul" estaba detrás de ello... Ellos le dijeron que lo pensarían...
De regreso a Washington, John es interceptado y atacado por un helicóptero militar, de donde aparecería el tercer eslavón de esta cadena, el Capitán Frank Bach (J.T. Walsh), quien es el director operativo del enigmático proyecto MJ12 ó también llamado Majestic 12 (proyecto que realmente existió), los agentes que acompañan a Bach, atacan a Loengard y le insisten en que no siga entrometiéndose en asuntos relacionados con OVNIs. A partir de este desagradable encuentro, John decide investigar acerca de Bach, y llega incluso donde él se encuentra a retarlo para que le diga la verdad... Bach, sorpresivamente, accede a mostrarle la verdad... A cambio John termina siendo reclutado como un agente del MJ12, lo cual lo llevará a vivir de cerca lo que casi ningún ser humano ha vivido, incluyendo el secuestro de su novia Kim, quien es implantada con un "ser" biológico que le controla su voluntad. Este ser biológico al que en la serie le llaman "ganglio" no es más que una raza parásita que domina a otras razas de mayor tamaño para su subsistencia, así dominaron y acabaron con los seres provenientes de Orion, llamados "grises" y así pretenden dominar a la raza humana... A este proceso en la serie le llaman "asimilación" y es el paso gradual para que la humanidad se acostumbre a la idea de que hay vida extraterrestre e incluso, se sienta identificada con ella para facilitar una esclavitud y una posterior eliminación...


















La Asimilación
Claro está, Dark Skies es una serie de ciencia ficción política, que si bien es cierto recoje de manera muy acertada casi todos los elementos y hechos de la ufología real, tal como el caso Roswell, el caso Hill, el caso de Lonnie Zamora y los datos liberados por la CIA sobre el MJ12, no es más que una trama de ficción donde se incluyen algunos personajes históricos como los hermanos Kennedy, Carl Sagan y Ronald Reagan, pero ficción aparte, el concepto de "asimilación" resulta bastante interesante, veremos por qué...
Hace 50 años la idea de alienígenas que visitan la Tierra era cosa de locos o de cineastas; hoy en día las estadísticas dicen que 5 de cada 10 personas afirmamos haber visto un objeto volador no identificado, cuya procedencia no es explicable con facilidad, además 7 de cada 10 personas creemos que es posible que hayan seres de otros planetas o dimensiones visitando La Tierra. Hace 50 años la imagen de un "gris" no era nada familiar, e incluso podría haber sido vista como una criatura demoníaca en algún entorno social religioso... A estas alturas del 2008, vemos caracterizaciones de extraterrestres "grises" en casi todo lado, desde el cine y la televisión hasta etiquetas de marcas comerciales, camisetas, gorras, calcas e incluso es muy común ver caricaturas de "grises" fumando marihuana, apoyando la anarquía o simplemente apareciendo como entes ridículos en programas como South Park. Incluso si nos vamos atrás, muy atrás... tendremos dos referentes cinematográficos que nos plantean una visión bondadosa y hasta tierna de los alienígenas, las cuales son "E.T." y "Encuentros Cercanos del Tercer Tipo" ambas producidas y dirigidas por Steven Spielberg. Que si bien, los extraterrestres ficticios de estas películas no son precisamente "grises" su aspecto se les asemeja mucho.


































El punto al quiero llegar, y que me interesaría que cada uno de los que lean este artículo reflexione, es que con el paso de los años, la imagen y la idea de los extraterrestres es cada vez más familiar y cercana a la cotidianeidad social que vivimos, no por nada, en internet el tema que tiene más busquedas diarias es el de los OVNIs y los extraterretres (después de la pornografía, claro está).


























¿Será acaso que la asimilación que la serie de ficción Dark Skies planteó, fue una realidad y se ha dado de forma tan gradual y sistemática que no la hemos ni percibido? ¿Es probable que los alienígenas no se han manifestado completa y abiertamente, esperando a que el Plan Asimilación culmine con éxito, para evitar hostilidades y fracturas en el orden socio político y religioso de la humanidad? ¿O simplemente el ser humano ha querido reflejar su frustación como raza por vivir en aparente soledad en un basto Universo, creando en el inconsciente colectivo la esperanza / temor de que hayan otros seres tanto o más inteligentes que nosotros?
Tal vez este tema puede resultar absurdo para algunos buenos escépticos, o bien, para alguien, esto no es más que una zarta de tonterías... pero sólo pensemos por un momento, dejemos de lado el asunto de si hay o no extraterrestres... enfoquémonos en el hecho de que cada vez es más familiar la imagen de un "gris", y de que las nuevas generaciones reconocen de inmediato esta imagen sin necesidad de que se les indique su significado...
Sin duda, ha habido una asimilación de la idea primaria de que hay algo más allá... ya el "gris" se ha vuelto un arquetipo en la construcción psicosocial de la humanidad como referente de lo ajeno a la humanidad misma, siendo un significante tanto positivo como negativo, según sea el criterio de aquel a quien le signifique. No me atrevo a afirmar que esta asimilación ha sido fríamente desarrollada por humanos o alienígenas, puede que todo haya sido un proceso normal del inconsciente colectivo, alimentado por la sacrosanta publicidad que nos mete en la cabeza todo cuando pueda servir para vender un producto o servicio, Eso si... reflexionemos en esto otro... ¿esta aceptación de la idea nos hace una raza de mente más abierta ante la posibilidad de entrar en contacto con seres de otros mundos?, o bien, ¿nos estaremos volviendo borregos cegados por una ilusión que pretende tapar algo más grande y tal vez (solo tal vez) más terrenal? La respuesta está dentro de cada quien, la verdad, nadie la sabe con certeza (tal vez solo el Capitán Franck Bach la sabe). Con todo esto no pretendo entrar ni sembrar en nadie un delirio conspiracionista (ya hay demasiados como para fraguar uno más) sólo crear reflexión sobre un tema que lo merece y que creo que pocos se han puesto a meditar...


No hay comentarios: